CONFISSÃO DE FÉ
January 27, 2011
Confession of Faith
January 27, 2011
Show all

Para Sacerdotes y Clero que desean unirse a,

o están bajo la Metrópolis Ortodoxa Autónoma

de América del Norte y del Sur y las Islas Británicas

 

(Traduccion de Arquimandrita MIJAIL)

CONFESIÓN DE FE

Para Sacerdotes y Clero que desean unirse a, o están bajo la Metrópolis Ortodoxa Autónoma de América del Norte y del Sur y las Islas Británicas, del Sínodo de Milán.

Considerando que,

(1)

(a)La encíclica de 1920 del Patriarcado de Constantinopla “A las Iglesias de Cristo doquiera se encuentren” proclama que la unión con las iglesias heréticas de Occidente no se vea obstaculizada “por las diferencias dogmáticas existentes” y que esta unión es deseable y correcta, y que uno de los primeros pasos para su realización es “la aceptación de un calendario común para que todas las iglesias puedan celebrar las grandes fiestas cristianas al mismo tiempo…”

(b)La innovación ecumenista del cambio del calendario sembró las bases para los pasos que siguieron a continuación, tal como el encuentro del Papa Pablo VI con el Patriarca Atenágoras en 1964 en Jerusalén, y los posteriores eventos y declaraciones heréticas que se hicieron “descaradamente”.

(c)El “levantamiento” del Anatema contra el Papa en 1965 no es un verdadero levantamiento, en que el Papa no ha renunciado a sus herejías, sino por el contrario, coloca bajo su Anatema aún a los “Ortodoxos” según el dicho de los Padres: “Si alguien no anatematiza a los herejes, sea su parte con los suyos” .

(d)La inscripción de una iglesia como miembro del Consejo Mundial de Iglesias en conjunto, o por lo menos implícitamente, constituye una aceptación de la Teoría de las Ramas y una negación de la eclesiología y la fe Ortodoxas, en virtud de los actos de oración en común, los pronunciamientos y hasta las concelebraciones, y el dar los sacramentos a los heterodoxos, como tal, estos constituyen en sí una proclamación de herejía como han confirmado y explicado los Santos Padres de siglos anteriores. Porque si los Santos Padres y los hombres santos de Dios, en esta era de apostasía en masa en la que la posibilidad de cualquier concilio convocado es poco probable, han declarado en el Espíritu profético de Dios la Teoría de las Ramas y la Teoría del Ecumenismo y no sólo su praxis, sino la exposición de ser una herejía, ¿quiénes somos nosotros para resistir a nuestros superiores en el Evangelio? ¿Cómo puede uno negar las proclamaciones de las enseñanzas ortodoxas por los luminares como los Santos Padres Filareto de Nueva York, Averky de Jordanville, Justino de Celije, y muchos otros?.

(2)

(a)El Sergianismo es la enseñanza maligna que permite que las autoridades eclesiásticas se sometan a las fuerzas ateas y de odio a Dios, contenida en la muy condenada declaración del Metropolita Sergio, el susodicho Patriarca de Moscú.

(b)Las enseñanzas y la práctica del Sergianismo son contrarias a la ley evangélica de la Doctrina Apostólica y de los Evangelios, y sus expresiones halladas en los Cánones Sagrados de los Sínodos Locales y Ecuménicos de la Iglesia Católica y Apostólica.

(c)Los Santos Padres de la muy sufrida Iglesia en Rusia condenaron al Sergianismo con igual fuerza que la condena al ecumenismo, y sus sucesores -quienes sufren bajo la dominación Sergianista-Ecumenista- aún sufren la persecución, el secuestro, la incautación de las iglesias y hasta amenazas de muerte por la organización que se autodenomina Patriarcado de Moscú, sentado como lo hace en los templos de Dios y siendo la abominación de la desolación.

(3)

(a)La introducción del calendario gregoriano trajo consecuencias desastrosas en el orden y la armonía litúrgica de la Iglesia y creó un cisma.

(b)La aceptación, por parte de los jerarcas cismáticos y modernistas, del calendario secular como calendario eclesiástico aceptable se pone en oposición a la ley de Dios en el hecho que, según San Teodoro el Estudita, “no se ha dado ninguna autoridad a jerarquía alguna para ir en contra de cualquier cuestión sea la que sea según la regla, sino que solamente para continuar en lo que se ha trasmitido y para seguir en los pasos de aquellos que nos lo dieron antes”.

(c)El pueblo fiel de Dios obró de manera que agradó a Dios cuando rechazó esta innovación porque, según San Cipriano de Cártago, “el que separa y divide a la Iglesia de Cristo no puede poseer la vestidura de Cristo”.

(d)Los Concilios Pan-ortodoxos (tales como los de 1583, 1587, y 1593 bajo el Patriarca Ecuménico Jeremías el Ilustre, y el Concilio de 1848 bajo el Patriarca Ecuménico Anthimos) han prohibido y condenado el cambio o alteración del calendario, al decir “El que no sigue las tradiciones de la Iglesia…y desea seguir el nuevo Pascalion y el nuevo Menologio de los astrónomos Papales y se coloca a sí mismo en oposición a todas estas cuestiones, y desea revolver y destruir las doctrinas enseñadas por nuestros Padres y las Tradiciones de la Iglesia, que sea anatema y quede fuera de la Iglesia y de la Asamblea de los Fieles” – Concilio de 1583.

(4)

(a)Al no haberse decretado un juicio de consentimiento universal, por parte de los Ortodoxos, sobre si los Misterios de los Patriarcados Ortodoxos Mundiales son Verdaderos Misterios, no puede tomarse una postura fuera de los reglamentos de los Sínodos locales y sus requerimientos.

(b)Como tal, no deben elevarse acusaciones de herejía contra los que toman la postura positiva que la Ortodoxia Mundial aún mantiene la Gracia consagratoria de los Santos Misterios.

(c)Sin embargo, como la Ortodoxia Mundial ha caído repetidamente y por varias generaciones bajo anatemas, violaciones canónicas en masas, y lo más importante de todo, en deficiencia en la Fe, y no ha buscado corregir estos problemas luego de décadas de amonestaciones por parte de sus más célebres luminarias, es imposible la comunión en los Misterios o la oración y cualquier otras expresiones de Unidad Católica.

(d)Porque si los Patriarcas y Jerarcas, comprometidos con las enseñanzas de estas herejías, luego de repetidas advertencias, protestas, peticiones, reclamos y muy encarecidas súplicas, están haciendo el Sacrificio Incruento de Jesucristo en la Divina Liturgia (¡qué pensamiento más temible!), y de igual forma están recibiendo los Inmaculados Misterios del Santísimo Cuerpo y Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Dios Jesucristo, entonces también se están condenando a los fuegos eternos del infierno, como explica el Bienaventurado y Santo Apóstol.

(e)Por lo tanto, si ellos se encuentran bajo esta condenación mortal por la Cabeza de la Iglesia, Jesucristo, a causa de sus maldades con toda voluntad (convirtiéndose en herederos de la acusación de San Esteban el Primer Mártir, “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo, como vuestros padres, asi también vosotros…”), cuánto más debemos nosotros orar sin cesar por su conversión a Jesucristo; todavía más, debemos abstenernos de contaminarnos con tal oscuridad y maldad. Porque ¿qué hay de común entre la Luz y la oscuridad, Cristo con Satanás (porque no es sino a Satanás que ellos -el clero y los laicos modernistas- representan a sabiendas o por ignorancia, para mayor tristeza)?.

(5)

(a)Además, el modernismo debe rechazarse como algo opuesto, en todos los aspectos, a la Única Fe Verdadera, a la Santa Iglesia Católica, al Depósito Apostólico, y a la simple Fe Cristiana Ortodoxa. El modernismo enseña que las Escrituras, especialmente del Antiguo Testamento, no fueron escritas por los autores a quienes atribuyen las Escrituras mismas y los Santos Padres. El Espíritu Santo, siendo él mismo Dios, de forma inequívoca e infalible ejerció Su autoridad al hablar por medio de Santos Hombres de la antigüedad, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, desde el Profeta y Dador de la Ley Moisés hasta el Bienaventurado apóstol y evangelista Juan, y Él (el Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad, una Persona de la Santísima Trinidad, Dios mismo) expresó Su Verdad en las Escrituras, y ejerció claramente Su dirección para la Palabra escrita de Dios contra el error por medio de los escritos de los Santos Padres portadores de Dios de la verdadera Fe Cristiana Ortodoxa.

(b)Por tanto, los Santos Padres enseñaron correctamente, y en aprobado consenso, diciendo que Moisés fue el autor del Pentateuco, Isaías el autor de todo su libro, Daniel del suyo, y así como fue proclamado. También, que todos esos libros del Antiguo Testamento han sido los que la Iglesia ha recibido.

(c)Y que esas obras no son meras fábulas inventadas, leyendas o cuentos sin fundamento (el Bienaventurado apóstol Pedro dice: “Porque no hemos seguido a fábulas inventadas cuando os hicimos saber del poder y la venida del Señor Jesucristo”), sino la verdad real y la significación del común entendimiento permitida por los Santos Padres y el consenso general de los santos que proclamaron la Voluntad de Dios. Esto incluye además la autoría de los Evangelios y Epístolas y los otros libros del Nuevo Testamento.

(d)Además, debemos aceptar los Santos Concilios Ecuménicos, sus Cánones y Decretos, y la Tradición recibida sobre Nuestra Purísima Doncella la Madre de Dios y Bienaventurada siempre virgen María, como fueron entendidos y aplicados comúnmente por la Iglesia, siendo guiada por el Espíritu Santo y confirmada por el Espíritu en las vidas de los incontables hombres santos y mujeres santas entre los cuales se hallan nuestros Padres Atanasio de Alejandría, Cirilo de Jerusalén, Melecio de Antioquía, Hilario de Poitiers, Cirilo de Alejandría, Anatolio de Constantinopla, León Magno, Eustaquia de Calcedonia, Gregorio de Tours, Gregorio el Diálogo, el Patriarca Eustiquio de Constantinopla, Máximo el Confesor, Martín el Confesor, Tarasio de Constantinopla, Focio el Grande, Gregorio Palamás y también el Defensor de la Fe, Marcos de Éfeso, y otros incontables santos cuyos consenso unánime reflejan el movimiento del Espíritu Santo al exponer la Verdad Cristiana Católica Ortodoxa. Como tal, sus decisiones no están sujetas a revisión o reinterpretación fuera de las economías menores puramente no dogmáticas permitidas por consenso de los Santos Padres.

(e)Por cuanto, Nestorio fue nestoriano, Dióscoro y Severo fueron monofisitas, Honorio fue monotelita, el malvado Isaurio fue un iconoclasta, Barlaam fue un pensador no ortodoxo y luchador contra la Gracia, y los Católicos Romanos y Protestantes son exponentes de doctrinas heréticas;

(f)Por cuanto, todos los sucesores de estas herejías deben aceptar los cánones, decretos, decisiones, anatemas y enseñanzas de todos los Siete Concilios Ecuménicos, los Sínodos Locales aprobados por ellos, y todos los Sínodos Pan-ortodoxos que confirmaron la Verdad; por cuanto estos grupos están separados del Pilar y Fundamento de la Verdad, que es la Una, Santa, Católica y Apostólica Iglesia, guardián de la fe Ortodoxa por la pura misericordia y Gracia de Dios; por cuanto nosotros solamente nos confesamos indignos servidores;

POR LO TANTO, confieso que acepto todo lo anterior, también rechazo toda relación o asociación eclesiástica y litúrgica con los organismos no ortodoxos y los Patriarcados modernistas y ecumenistas y con los que están en comunión con ellos. Confieso y proclamo con los Padres del Séptimo Concilio Ecuménico: “Seguimos las antiguas tradiciones de la Iglesia Católica. Guardamos las instituciones de los Padres. Anatematizamos a quienes añaden o sustraen algo de la Iglesia Católica”. Confieso que estoy unido y adherido a la Iglesia Ortodoxa verdadera y salvífíca, bajo la jurisdicción de Su Beatitud JOHN, Arzobispo de Nueva York y Nueva Jersey, Metropolita de la Metrópolis Ortodoxa Autónoma de América del Norte y del Sur e Islas Británicas, bajo cuya dirección espiritual y omoforio estaré.

Firma: _______________________________________________________________

Sacerdote: ____________________________________________________________

Fecha (Eclesiástica/Civil): ________________________________________________

Parroquia: ____________________________________________________________

Ciudad:_______________________________________________________________

Estado/Provincia: _______________________________________________________